En cualquier proyecto web es deseable que el despliegue a producción se haga de forma automatizada: nos libera de realizar una tarea repetitiva, propensa a errores y que suele requerir bastante tiempo. Aún así, existe la percepción de que configurar y mantener un sistema de despliegue automático es demasiado costoso y muchos equipos de desarrollo no se aventuran a ello. Vamos a ver como en realidad no es algo tan complejo si usamos una herramienta como Capistrano.
Seguir leyendo

  • página 1 de 1

Raúl Rodríguez

author.bio


author.job